por Amelia Sebastián.

El proyecto de la familia Taronja crece cada día más, hasta tal punto que nos hemos quedado sin espacio en las gradas de la Fonteta, no quedan abonos, los pocos que se pusieron a la venta volaron antes de que nos diéramos cuenta. Crecemos a pasos agigantados, un equipo con el presupuesto del cuarto o quinto de la ACB, igualado con el Unicaja de Málaga (un equipo de Euroliga), que aplicando la cultura del esfuerzo como lema decidió ganar al todo poderoso Madrid, agotado por los partidos de la Euroliga, según los medios de la capital, como si el equipo Taronja no hubiera jugado ni ganado ningún partido, no dedicándonos dedicaron más de un minuto en los medios nacionales, como si no fuéramos importantes, cuando en nuestras vitrinas se cuenta con cinco copas en nuestra historia de 30 años de existencia.

L3Iv39Zl

Foto de la copa de la liga en la exposición del 30 aniversario.

Después de este inciso, este hecho junto a los demás años de crecimiento baloncestísticos, ha hecho que nos quedemos sin espacio para muchos aficionados y no aficionados de este deporte que quieren sentir lo que se vive con la pelota naranja en el aire y acudir cada partido al pabellón. Pero no solo eso, la Fonteta se queda pequeña y anticuada, aun habiendo realizado reformas en el feudo Taronja, no llega a ser el pabellón que se merece un grande, ya, de la liga Española. Necesitamos un pabellón, y no a mucho tardar, aprovechar el tirón de estos años venideros en donde se nos puede ayudar por parte de las instituciones a un equipo que representa la ciudad de Valencia.
Se ha optado, primero por un proyecto a gran escala como es un lugar para fomentar el baloncesto, empezando a construir una Alquería para las jóvenes promesas, para consagrar una cantera que fomente este deporte, amado por unos y olvidados por otros, que solo se acuerdan de él, cuando la selección gana un título.

Una vez se acabe el proyecto tan ambicioso, se espera poner en marcha otro mucho más ambicioso si cabe, la construcción de un nuevo pabellón. Se abandonará la Fonteta, aunque no muy lejos de su ubicación actual, por las informaciones que se manejan, pues de momento no hay un lugar exacto que desvelar, sí que es seguro tendremos ese pabellón nuevo y moderno adecuado a estos tiempos que vivimos.

¿Y cuándo nos mudamos? Pues esperemos que pronto, que decidan presentar el proyecto y se pongan en marcha en la construcción y que esté cerca de conseguir ese sueño que tantos años llevamos demandando. Una vez embarcado el proyecto, hasta que no se haga completamente realidad no tendremos la nostalgia de cada título conseguido en nuestro eterno pabellón, esa tristeza de abandono a ese lugar que conocimos a parte de nuestra familia Taronja, que pasábamos martes de Copa Euleb, ahora Eurocup cuatro gatos y como en mi sector se llamaba: “Hoy estamos más que nunca en familia” cuando no se conocía al equipo rival, no te cuento ya ni los árbitros y cuando vivimos esas derrotas dolorosas, aún queda en mi memoria, ese abrazo que le di a mi compañero de asiento por haber perdido esa Eurocup y esas lágrimas que salieron y recorrieron mi rostro cuando recordaba la Eurocup que ganamos al Novo Mesto, Víctor Luengo alzando la copa, aún se ponen los pelos de punta al recordarlo. Esos momentos, únicos para los que vivimos este deporte como forma de vida, que nos pondríamos de nuevo unas botas y bajaríamos a esa pista a meter ese triple que le falta para ganar, será triste despedir la que fue mi casa durante muchos años, mis recuerdos de esa Fonteta en familia y llena hasta la bandera en finales que disfruté como una niña. Pero es necesario, es imprescindible no solo crecer en número de socios, aumentar la familia Taronja, también tener un lugar acorde con nuestras aspiraciones, porque queremos más, queremos luchar por conseguir metas más altas.

Aunque echaré de menos esos instantes… vibrar en un nuevo pabellón tendrá que ser un sueño cumplido a corto plazo.
Os imagináis ahí viviendo otro título, una Final Four… sería un pequeño gran paso para los Taronja.

Ese club que empezó hace 30 años, en 1986, ¿qué tal si para el 32 aniversario disfrutamos de ese nuevo pabellón?
No queda mucho para mudarnos, esperemos que pronto y las noticias que me llegan es que una vez se ponga en funcionamiento la Alquería, el siguiente paso será la presentación del proyecto de ese pabellón que estará cerca del antiguo.

Seremos más grandes, tan grandes como aquel 17 de junio del 2017 dónde volvimos a alcanzar la gloria… A partir de hoy y de mañana conquistaremos otros objetivos pero con un nuevo pabellón.
Queremos una Fonteta nueva pero sin perder la esencia de la que nos hizo eternos.

cuxdETWCExplosión de alegría de una Fonteta a rebosar cuando se ganó la liga.